Hay personas que, para enviarte un mensaje, tocan el teclado; pero con ese mensaje te tocan el corazón