Escucha menos sus palabras y mira más sus acciones.