Si metiste la pata, discúlpate y trata de repararlo.

Pero no te pongas a perder el tiempo inventando excusas estúpidas