Muchas veces somos nosotros mismos los que nos imponemos barreras y limitaciones para alcanzar nuestros objetivos. Si no crees en ti mismo, nadie lo hará. No te pongas límites, porque los demás ya están dispuestos a ponértelos.

Cree en tí