De verdad, qué buscan los reclutadores?

Un asistente administrativo auxiliar de contabilidad, que maneje Office a nivel avanzado, inglés intermedio, vehículo propio y que pueda trasladarse a varias zonas del país. Que tenga buena redacción y ortografía. Que conozca todo el ciclo contable y el proceso de planillas de la CCSS. Que maneje el proceso de cuentas por cobrar y que en horas pico atienda la recepción y que atienda a los proveedores y la facturación. Graduado o estudiante avanzado de Administración de empresas en universidad reconocida y «deseable» incorporado al Colegio respectivo.

(Esta es una oferta laboral real tomada de las redes sociales)

Pues nada, es bastante lo que hay que hacer aunque no imposible verdad? Ah, me faltaba mencionar que el horario es de 8am a 6 pm y sábados medio día.

El salario, mmmm muy tentador. ₡317.000 mensuales. Pero también se ofrece un agradable ambiente de trabajo y treinta minutos completitos para que almuerce.

Un paciente que atiendo por «grave caso somatizado de estrés y ansiedad» me contaba su caso y esta realidad que les comparto.

De verdad, qué p^t@s buscas señor reclutador?

Póngale al papel lo que quiera, aguanta de todo; pero tocará ser congruente con las circunstancias, la realidad laboral propia interna y las ganas de buscar y analizar quienes les hacen llegar sus curriculums y documentos de solicitud.

Porque este muchacho tiene amplia experiencia en labores administrativas y maneja todo el ciclo contable; desafortunadamente aprendió durante siete años trabajando para una empresa de manufactura que cerró sus puertas y se trasladó a otro país.

Posiblemente sabe tanto o más que algunas jefaturas de contabilidad pero no, no es estudiante de administración ni colegiado. Aunque está dispuesto a aceptar un ingreso menor, no será contratado porque no cumple los «requisitos solicitados».

Y el señor reclutador no va a entrevistarlo, no va a conocer sus expectativas ni conocimientos. No conocerá a la persona pues en el papel, «no cubre los requisitos solicitados»

Mi paciente seguirá buscando empleo. Usted señor reclutador posiblemente encuentre lo que busca y esperemos, le resulte como espera y no le toque buscar nuevamente en tres meses.

Soy Hibert Coca, graduado universitario en Administración, desarrollador en marketing digital, experto en comunicación social y terapeuta cognitivo conductual. Y me hace también recordar un poco mi experiencia.

Trabajé en un par de empresas de renombre y durante varios años continuos. Aunque con un horario de lunes a viernes, con frecuencia recibí llamadas sábado o domingos. Algunos datos o reportes que la jefatura necesitaba y había que buscarlos o prepararlos para pasárselos por correo para su reunión del lunes.

La hora de salida, era una sugerencia, pues se volvia necesario continuar el trabajo hasta terminar las exigencias que saltaban a menudo.

Hice de psicólogo en ocasiones , pues me pedían manejar y hablar con compañeros sobre situaciones labores tensas para buscar soluciones.

También prestar atención a compañeros con rupturas sentimentales que no sabían cómo sobrellevarlas. Y aconsejarles en sesiones informales después de la oficina en el comedor y hasta en el parqueo. A otro, se le murió su perrito y estuve para escuchar, consolar y apoyar pues parecía que moriría junto con su mascota. Una madre divorciada que no podía manejar el comportamiento de su hijo. Un hombre que no sabía cómo «salir del closet» de una vez por todas. En fin, muchas de estas historias hubo. Fue grato, habré de confesarlo. Es grato para mí apoyar, escuchar y dar mi consejo.

Lo que lamento es haberles creido amigos cuando en realidad solo fueron compañeros de trabajo ahorrandose el costo de una sesión. Roto el cordón umbilical que nos unía por el mismo patrono, desapareció su «amistad»

Esta experiencia laboral me sirvió mucho pues aprendí gran cantidad de nuevas plataformas tecnológicas, muchos conceptos nuevos de mercadeo y gran cantidad de información y pues muchos conocimientos útiles sobre el sector y mi trabajo.

Durante catorce años se aprende mucho y se aprovechan todos esos conocimientos y oportunidades.

Un buen día, se me ocurrió hablarle al jefe como si fuese amigo y compañero, de algunas situaciones importantes y críticas dentro del trabajo. Después de la conversación, le dije que era necesario e impostergable que tomará alguna decisión. Es cierto, todos lo dicen «no todo lo que se escuche, es agradable de oír».

Alguna gente, como el gato, solo le pone arena encima de las c@g@d@s. Aunque la m!€rd@ siga ahí bajo sus propias narices.

Me volví demasiado prescindible a partir de eso y me reactivaron en el mercado laboral como «en búsqueda» nuevamente.

Curiosamente, me he encontrado buenos comentarios a final de algunas entrevistas.

Y confieso lectores, que la mayoría de ellas no me son muy claras.

«Sobrecalificado»

Eso es bueno o malo? Cómo director administrativo hace unos años, celebraba encontrar gente sobrecalificada que estuviera dispuesta a formar parte de la empresa. Eso era un recurso humano muy valioso. Aportaría bastante a la compañía. Pero para algunos reclutadores parece ser un problema. Busque, de ser su caso, a la salida de un colegio técnico entonces y no publique en LinkedIn mejor.

«Tiene poca experiencia laboral. Es que pasó catorce años en una sola empresa»

Eso es bueno o malo? Sería mejor haber tenido catorce empleos de un año cada uno? La moda cuál será? Hacer carrera profesional o cambiar cada año de trabajo? Ustedes qué opinan?

«Tiene mucho conocimiento y experiencia en marketing, pero no es máster»

Eso es bueno o malo? Sabe siempre más su Máster recién graduado que 14 años de experiencia en proyectos y el campo real? Al menos, desprendase de treinta minutos de su ajustada agenda para conocer los detalles.

Qué será lo que predomina hoy en la selección de nuevo talento?

Y afortunadamente, creo que no es toda empresa (y cruzo los dedos esperando que así sea en realidad)

Qué p^t@s busca señor reclutador?

Experiencia, actitud y aptitud? Disposición y un poco de necesidad de trabajar del oferente? O se ha reducido el perfil a buscar a quién cobre menos por el servicio nada más?

Qué p^t@s busca señor reclutador

Más que un papel, una hoja impresa o un pantallazo en LinkedIn o Gmail; son personas con diferentes habilidades, conocimientos y experiencia. Aunque un tanto difícil quizás para usted, dese el tiempo para conocer a ese postulante, puede sorprenderle lo que podría encontrar.