Tienes derecho a cuidar de ti mismo, entiende que cuanto mejor estés más útil serás para los otros. Tómate el tiempo necesario para hacer esas cosas que te hacen sentir mejor contigo mismo, que te hacen sentir más seguro y más fuerte, que te recuerdan lo importante que eres.

Abraza tus emociones. La supresión de cómo te sientes te acerca a una situación que sólo sirve para socavar tu felicidad.

Tienes que aceptar y comprender tus emociones y tus sentimientos. Reconoce y aprecia a las personas que son positivas y edificantes en tu vida, y muestra compromiso hacia ellas. Esas personas te ayudarán a encontrarte a ti mismo y te apoyarán en el proceso de crecimiento personal que necesitas constantemente.