Vive con pasión, o nunca sabrás lo que es vivir

Tu vida está hecha de decisiones. No importa cuales hayan sido tus circunstancias al nacer, ni quienes hayan sido tus padres. Llegó el momento en el que empezaste a tomar decisiones por ti mismo.
Cada momento que tienes en tu vida es una decisión, aunque a veces no lo vemos así porque nos programamos durante toda nuestra vida a reaccionar a los estímulos externos de acuerdo a como nos enseñaron o a como nos enseñamos a lo largo de nuestra vida. Pero si dejamos de reaccionar, y empezamos a responder, cambia totalmente la forma de vivir y de percibir nuestra situación.
Lo que hagas mañana cuando te levantes va a ser una decisión. ¿Irás o no a trabajar, o a la universidad? ¿Qué desayunarás? ¿Qué harás con tu tiempo libre? ¿Lo perderás en alguna actividad vacía o harás algo de provecho para manifestar éxito en tu futuro cercano?
¿Ves? Cada cosa que haces o piensas en el día es una decisión.
Cada momento estás decidiendo cambiar tu valiosísimo tiempo por experiencias nuevas y emocionantes (o viejas y aburridas). Tú, ¿por qué experiencias estás cambiando tu tiempo?
Cada vez que tomes una decisión en tu vida, decide en favor de lo que te emociona, decide en favor de lo que te apasiona. Todos los días, sin falta.
Si nos preguntamos ¿Que quieren todos de la vida? La respuesta universal es “Ser felices”, no? Vamos a analizar un poco lo que es la felicidad.
Si te pregunto cuál es el opuesto de la felicidad, ¿qué dirías? Probablemente digas que la tristeza o la depresión, verdad? ¿Y si te pregunto cuál es el opuesto del amor? Seguramente me vas a decir que el odio. ¿Cierto?

Pero una vez que lo analizas, el amor y el odio son ambas emociones muy fuertes dirigidas hacia algo o alguien, y en ese sentido son prácticamente lo mismo. Apoco no dicen que del odio al amor solo hay un paso? Entonces el verdadero opuesto del amor no es el odio, sino la indiferencia. El opuesto del amor es el no sentir nada. Podemos concluir lo mismo acerca de la felicidad.

Cuando uno está feliz, es porque algo le emociona. Ya sea una relación, algún proyecto que está realizando, alguna actividad recreativa.

Felicidad = Emoción

¿Entonces cuál sería el contrario de la felicidad? Si tu felicidad depende de la emoción con la que estés viviendo tu vida, entonces lo contrario se llama aburrimiento.

Cuando uno está aburrido es imposible ser feliz. En cambio cuando hacemos cosas que nos apasionan y nos emocionan nos sentimos plenos en ese momento, y si sabemos llenar nuestra vida de esos momentos podremos decir que vivimos felices.

Recuerda que la felicidad no es un destino al que vamos a llegar, pues todos vamos hacia el mismo lugar. La felicidad es simplemente la forma de viajar.

Así que lo único que queda por hacer depende de ti. Haz cosas que te den miedo. Haz cosas por los demás. Omite cualquier significado que le des a la opinión pública, aunque sea difícil, esto es lo que te va a liberar.

Disfruta cada momento de cada día como si este fuera tu último día en la tierra.  Aprende a decir “te amo” sin esperar respuesta, aunque sea con el pensamiento.

Llena tu día de actividades que te inspiren, motiven, o emocionen. Decide siempre a favor de lo que te apasiona, no de lo que los demás creen que debes hacer o creen que está bien.

Camina con seguridad hacia tu visión “perfecta”, y –construyendo ladrillo por ladrillo- te aseguro que en poco tiempo tendrás una gran obra maestra.