Sin duda en la vida, te toparás varios momentos y circunstancias que te harán sentir mal, triste o agotado de andar, unas las verás pequeñas y otras, otras se verán como gigantes armados que causan dolor.

Siempre, para las buenas y las no tan buenas, grandes o pequeñas, busca compañía.

No te pierdas de las pequeñas alegrías, esperando la gran felicidad. No pierdas la oportunidad de sentirte vivo, no dejes pasar la oportunidad de sonreír.

Respira, llora, ríe… Haz una pausa si hace falta. Pero, aun descalzo, sigue caminando.