Contagiemos la risa. La mejor medicina que podemos tener